Posteado por: ampaeiglesias | 11/01/2010

Otra vez al cole

Desconozco si existen reglas, trucos o varitas mágicas que conviertan la vuelta al colegio en un hecho menos doloroso para algunos alumnos. Lo que sí es cierto es que parte de esa actitud, sea positiva o negativa, que adopta el niñ@ está directamente relacionada con la forma en que sus padres ven el colegio o el sistema educativo en general.

Desde aquí quiero hacer una serie de reflexiones “personales”, no sé si acertadas o no, pero que podrían ayudar a algunos padres a motivar a sus hijos en situaciones como ese regreso a la escuela.

– Ir a la escuela es algo positivo y útil y  bajo un buen argumento así hay que hacérselo entender. Allí conoce y se relaciona con otros niños de su edad, se divierte y aprende cosas necesarias y algo muy importante, se desarrolla y crece como persona. Esto lo hace en un entorno adecuado, donde trabajan, así debemos entenderlo mientras no se demuestre lo contrario, profesionales de la educación. Nosotros como padres también tenemos nuestra parcela, igual o más extensa que la del colegio. Esta es la imagen que debemos de transmitir a nuestros hijos.

No es positivo criticar y descalificar al sistema de enseñanza, a profesores y alumnos, al centro, el ambiente, el menú del comedor, a la asociación de padres… Esta aportación negativa desemboca en una falta de interés del alumno por el estudio y la integración, dando como resultado un bajo rendimiento. Lanzar críticas hacia el centro escolar delante del niño no es positivo (mejor no hacerlo nunca) y si se hiciera debería ser bajo argumentos muy razonados y acordes a la edad del niñ@.

– Teniendo en cuenta que el profesorado pasa con nuestros hijos 6 horas diarias, durante  las cuales tienen en sus manos parte su desarrollo personal y crecimiento formativo, así como la asimilación de ciertos valores y la capacidad de marcar los límites de su comportamiento, habría que mantener una postura ante el ñiñ@ que fomentara el prestigio social del profesorado. En el cole, manda el profesor y el niño ha de saberlo, y los padres no deberían discutir este principio. Ojo, esto no supone una carta en blanco para el docente. Podemos matizar o criticar lo que hacen los educadores, pero sin cuestionar el principio de autoridad. Una tarea nada sencilla y que será más provechosa si está en sintonía y cooperación con los padres.

– La escuela es muy importante para nuestro hijos y para nosotros y por eso, deberíamos tratar de, en la medida que nuestras obligaciones nos lo permita, mantener un contacto frecuente (no sólo cuando surge el conflicto) con tutores y profesores.

Muéstrale, sin acoso, tu interés por cómo le van las cosas en el cole y lo que allí ocurre. Hazle sentir que lo que allí vive es tan importante para él como para nosotros.

Al final todo se resume en fomentar el sentido de la responsabilidad y con nuestra ayuda y la del colegio poco a poco deberán asumirla. Para ello hay que ayudarles en el progreso de sus estudios y su desarrollo como persona.

Un saludo.
Lucas García.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: